Postales que vemos por los Senderos de Chacras

Los circuitos de MTB que se han ido formando en el piedemonte chacrense son un lujo. Kilómetros de senderos que zigzaguean entre jarillas y arbustos tan típicos de nuestra cordillera, parecen infinitos.

6

8

 

 

 

 

 

 

Hacia el oeste los caminitos que suben tienen sus piedras y su dificultad pero ofrecen un paisaje espectacular. El desafío para los principiantes es llegar a la tranquera, a casi 8 kilómetros de la base o del puesto de partida. Los expertos buscan desafíos en zonas más vertiginosas como el Mickey o recorriendo distancias hacia el dique Frías.

5

2

 

 

 

 

 

 

Hacia el este, los senderos son llanos y con una arena que parece de los médanos costeros. Una vertiente cruza algunos tramos y forma la “Cascada Cocún” con un pozo de agua donde en el verano algunos se refrescan. Se cruzan habitualmente zorritos grises muy amigables, largartijas de todo tipo, perdices, tropillas de caballos, algunas vacas sueltas y hasta arañas pollito. Con el calor, los cactus florecen y entre las jarillas resaltan las flores blancas de las tunas y otras rojas o amarillas.

1

7

 

 

 

 

 

 

Jamás nos casamos de recorrer los senderos, de descubrir nuevos rincones, de observar lo que la naturaleza tiene para darnos. Esperamos que este paraíso del pedemonte se preserve naturalmente y en los próximos años sigamos viendo flora y fauna autóctona.

Texto y fotos (con celular)

Valeria Mendez

 

Post by Chacras

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *